Información
Navegación
Formas de buscar
Herramientas

Pollos Deshuesados

Saltar a: navegación, buscar

Procedimiento

Preparar el pollo, limpiarle la pelusita pasándolo rápidamente por la llama, hacerle un corte alrededor del pescuezo a dos centímetros de éste, más o menos, sacarle el buche y después el huesito arqueado que está adherido al hueso de la pechuga; hacerle un corte separando las alitas e ir raspando con un cuchillo chico, de manera que toda la carne vaya adherida a la piel, quedando el esqueleto limpio. Al llegar a las caderas se descoyuntan y se hace también un corte con el cuchillo, separando las piernas de la cadera y dejando las piernas adheridas a la piel, seguir raspando hasta llegar a la rabadilla, separando ésta, con un cortecito, del esqueleto, dejándola también adherida a la carne y la piel. Se verá entonces que queda el esqueleto completamente sin carne conteniendo adentro la panza, las tripas, etc. En la piel y la carne quedan los huesos de alas y piernas que se sacarán uno por uno, raspando siempre con el cuchillo. A la punta de las alitas no es posible sacarles el huesito, de modo que se las corta.

Los huesitos de las alas y piernas se los saca del lado de adentro y por la abertura del pescuezo.

Muestra el pollito completamente deshuesado, teniendo la única abertura del pescuezo y una muy pequeña debajo de la rabadilla, en la que hay que separar la tripa. Está ya listo para ser cocinado. En esta forma se deshuesan gallinas y pavos.

Cuando estos pollitos están cocinados, debido a que se contraen, rellenándose ellos mismos con su carne, no es posible, al servirlos, figurarse cómo han podido ser deshuesados. La abertura del pescuezo queda tan pequeña al cocinarse que parece imposible que se haya sacado el esqueleto por ella. Como indica la receta, los pollitos, si son pequeños (que son los especiales para ser preparados) se sirven uno por persona.

Google Google+

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones