Información
Navegación
Formas de buscar
Herramientas

Becada asada

Saltar a: navegación, buscar

El asador con carbón vegetal es la mejor manera; pero cayendo ya en desuso se empleará para asar la becada el horno o la cazuela. Armada como lo he explicado ya se envuelve el pájaro en una lonja tocino cortada muy delgada o en telilla de cerdo, sujetándola con unas vueltas de hilo; se coloca una parrilla en una tartera, se vierten en ésta fuente tres cucharadas de caldo y se coloca la becada sobre la parrilla. Todo ello se introduce en el horno, que ha de estar caliente, sin arrebato; durante la coccion se rociará a menudo la becada con manteca de cerdo o mantequilla derretída nunca con su salsa (echándole caldo se cuece en vez de asarse); también resulta buena asándola en una cazuela con su correspondiente manteca o mantequilla

Para que resulte tierna y jugosa se cuece tapada y muy lentamente. La becada se sirve siempre sobre un costrón de pan frito. Se trincha la becada por la mitad en sentido longitudinal, se sacan las tripas, se salpimenta y se embadurnan con ellas los costrones; se vierte por encima un poco de jugo de la tartera; se pone, además, la lonja de tocino y se coloca encima la becada. Si el jugo resulta corto se aumenta, añadiéndole una o dos cucharadas de caldo.


Algunos rocían el costrón con coñac, al que se prende fuego. Se sirve, adornando la fuente con berros, enviando en una salsera el jugo sobrante.

Google Google+

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones