Información
Navegación
Formas de buscar
Herramientas

Taburetes de solomillo de cerdo a la canela

Saltar a: navegación, buscar


Contenido

Ingredientes

Para seis personas:

  • 2 ó 3 solomillos de cerdo
  • 1 botella de sidra
  • Queso de rulo de cabra
  • Dátiles (o higos secos)
  • Canela en rama
  • 1/4 de litro de nata líquida
  • Leche
  • Harina, aceite, mantequilla y sal


Procedimiento

Elaboración

Corta los solomillos en filetes gruesos, de unos dos dedos o más, y ponles sal. Sofríelos a fuego medio primero y vivo después, para que terminen tomando color. No los hagas del todo porque luego cocerán un rato. Reservar. En el mismo aceite, dora dos cucharadas colmadas de harina (añade más aceite o mantequilla, si no tienes suficiente grasa). Se trata de dorar, no simplemente de incorporar la harina, pues la salsa que haremos ha de quedar marrón. Lígalo con la nata. Añade los filetes y dos ramas de canela cortadas en tres trozos cada una. Déjalo hervir durante 40'. Al final la salsa ha de quedar espesa, pero la comida no debe pegarse. Para lograrlo es para lo que puedes necesitar la leche. Cuando acabe, si lo necesita, añade sal a la salsa. Voltea los filetes alguna vez durante la cocción. A parte, vierte en una cacerola la sidra y, cuando hierva, añade los dátiles. Déjalo así, hirviendo, a fuego lento. En unos 10' se habrán abierto las pieles de los dátiles, retíralos cuando así sea. Déjalos enfriar, pélalos y resérvalos. Incorpora las pieles a la cocción y que continúe hirviendo hasta lograr la típica reducción. Colar para quedarse solo con el líquido. Corta doce rodajas de queso del mismo espesor que los filetes de solomillo.

Presentación

Divide mentalmente el plato mediante un diámetro. En la mitad derecha, junto al diámetro, dispón dos filetes de solomillo y más a la derecha algo de su salsa. Adorna uno de los filetes con un trozo de canela. En la otra mitad coloca dos rodajas de queso de forma igual a lo que hiciste con los filetes y más a la izquierda unos dátiles. Sobre el queso añade una pizca de la reducción de sidra. Solomillo y salsa van en caliente, lo demás en frío. Si quieres, puedes poner sobre ese diámetro imaginario unos cebollinos a modo de adorno.

Truco

Ya sabes lo que le pasa al rulo de cabra cuando lo cortas. Para hacer un corte limpio, prepara un recipiente con agua bien caliente en el que quepa el cuchillo bien afilado (es decir, de filo y no de sierra) que vas a utilizar y cada vez que vayas a dar un corte, introduce el cuchillo unos segundos en en el agua. No lo seques.

Otro: a las salsas que se empeñan en no espesar, se les puede añadir algo de gelatina neutra.

Nota

Después de la cocción de la canela en rama, descubrirás que su sabor , el que proporciona al guiso, nada tiene que ver con el de la canela en polvo, al que probablemente estés más acostrumbrado.

Google Google+

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones