Información
Navegación
Formas de buscar
Herramientas

Nabos a la crema

Saltar a: navegación, buscar

PROCEDIMIENTO

Se tornean los nabos, se escaldan y se saltean con mantequilla y aceite, exactamente como lo hemos explicado en la anterior receta.


Una vez puestos en la cacerola se mojan con un litro de buen caldo corriente, se sazonan con una pizca de nuez moscada, se tapan y se cuecen a fuego lento hasta que estén bien tiernos y hayan absorbido todo el caldo (téngase mucho cuidado de que no se acaramele en el fondo: para eso remuévase a menudo). Conseguido esto mójese con un cuarto de litro de nata sin batir y déjese cocer suavemente durante cinco minutos. Rectifiqúese la sal y pimienta, añádanse entonces dos yemas de huevo adicionadas de una cucharadilla de fécula y diluidas con dos cucharadas de nata. Para hacer la mezcla muévase la cacerola por el mango, pues si se revolviera con una cuchara, los nabos, que han de estar muy tiernos, se romperían. Una vez puestas las yemas no han de hervir más. Sírvanse bien calientes.

Google Google+

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones