Información
Navegación
Formas de buscar
Herramientas

Huevos escalfados

Saltar a: navegación, buscar

Los huevos escalfados son sencillamente huevos sacados de la cáscara y cuajados en agua.


La clara, bien cuajada, ha de envolver perfectamente la yema, que ha de quedar liquida. Para que el cuajado resulte los huevos tienen que ser fresquísimos (a poder ser del día). Si no lo son es preferible guisarlos de otra manera para no ir al fracaso.


INGREDIENTES

  • Por litro de agua el zumo de un limón (o un chorretoncito de vinagre).


NOTA.—Se cuajan mejor si no se pone sal al agua.


PROCEDIMIENTO

Póngase al fuego una cacerola con el agua, limón o vinagre y cuando arranque el hervor agréguense los huevos, rompiéndolos uno a uno en un cucharón y dejándolos caer desde muy bajo (al ras del agua) y a la vez con una espumadera recójase la clara alrededor de la yema para que no se extienda. Cuando se hayan echado tres o cuatro huevos (según el tamaño de la cacerola) se separa un poco ésta y se deja que cueza a fuego lento durante tres minutos.


Los huevos, siendo frescos, se apelotonan, recogiéndose como bolas; si no lo son, la clara se desparrama en el agua. Se sacan con cuidado con una espumadera y se dejan en una fuente. Luego se recorta la clara si tienen mala forma y se termina según lo indique la receta.

Google Google+

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones