Información
Navegación
Formas de buscar
Herramientas

Costolette alla pizzaiola

Saltar a: navegación, buscar

Ingredientes

  • 4 chuletas de cerdo (de 180-200 g cada una)
  • 600 g de tomates maduros
  • 4 dientes de ajo
  • sal
  • pimienta negra recién molida
  • 3-4 cucharadas de aceite de oliva
  • 150 ml de vino tinto
  • 1 cucharada de orégano fresco o 1 cucharadita de orégano seco

Para la pasta de cinta:

  • 300 g de harina tipo 405
  • 1 huevo, 7 yemas
  • 1 cucharada de aceite
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 20 g de mantequilla derretida

Procedimiento

Preparar primero la masa de la pasta. Para ello, tamizar la harina sobre la superficie de trabajo y realizar un hue­co en el centro. Echar en él el huevo, las yemas, aceite y sal; mezclar y revolver todo con un tenedor. Poco a poco, incorporar la harina del borde interior. Después, con movimientos circulares y progresivamente, abarcar más harina hasta formar una masa espesa. Trabajar el resto de la harina con ambas manos; amasar con fuerza hasta conseguir una masa homogénea y firme. Formar con la masa una bola, envolverla en una hoja de film transparente y dejarla en el frigorífico durante al menos 1 hora. Blanquear los tomates, pelarlos y quitarles las semillas y el rabillo; luego, cortar su carne en trocitos. Pelar el ajo y cortarlo en láminas finas. Salpimentar las chuletas de cerdo. Calentar el aceite en una sartén grande y freír las chuletas 3 minutos por cada lado. Pasado el tiempo, retirarlas y reservarlas tapadas. Sofreír el ajo en el aceite restante, sin permitir que lle­gue a dorarse. Rehogar a la vez los trocitos de tomate. Cortar el proceso con el vino tinto, repartir por encima el orégano, sazonar con sal y pimienta y dejar que hier­va todo 10 minutos más. Con la máquina de pasta, estirar la masa hasta lograr el grosor deseado; utilizando el dispositivo especial, cor­tarla en cintas de 1 cm de ancho. Colocar las chuletas de cerdo en la salsa de tomate y ha­cerlas, a fuego lento, 5 minutos por cada lado. En agua con sal hirviendo, cocer la pasta “al dente”; lue­go, quitarle el agua y removerla en la mantequilla de­rretida. Servir las chuletas acompañadas de la salsa piz-zaiola y con la pasta

Google Google+

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones