Información
Navegación
Formas de buscar
Herramientas

Corderito asado a la catalana

Saltar a: navegación, buscar

Procedimiento

Dividir por la mitad un corderito preparado de antemano para la cocción. Separar la espaldilla de las chuletas, y éstas de las piernas y de la riñonada (debe hacerse así porque las chuletas se cuecen en menos tiempo que la pierna). Espolvoréense de sal las dos mitades. Poner todos los trozos, excepto las costillas, en una tartera o placa de bordes altos. Regarlos generosamente con manteca derretida y añadir para su buen sazonamiento, y con el objeto también de formar un excelente jugo, un tronquito de canela, una piel de naranja seca y unos dientes de ajo pelados. Dichos elementos se envolverán con un pequeño trozo de tela y se atarán con un hilo aunque también pueden introducirse en una pequeña bolsita. Dicho envoltorio se retirará una vez terminado el guiso y antes de servirlo. Poner el cordero en el horno, a calor vivo (diez minutos más tarde, añadir las chuletas). Cuando esté medio cocido y con el fin de que se cuezan en la misma grasa, incorporar unas patatitas nuevas pequeñitas peladas y previamente hervidas en agua y sal durante cinco minutos. Además, una cantidad de ciruelas, igual en número a la mitad de las patatas, desprovistas de huesos y hervidas también en agua. Tanto las patatas como las ciruelas se cocerán junto con el cordero, procurando que el término de su cocción coincida con el de la carne. Durante el guiso, rociar los elementos de la tartera con vino rancio seco y de graduación, a poder ser un Priorato, junto con un cacillo de caldo o agua, cuidando, además de este rociado, que deberá repetirse varias veces, de dar también vuelta a las piezas. Llegado el momento de servirlo se coloca el cordero en una fuente caliente, con las patatas y las ciruelas por los costados; el jugo se desgrasa, se pasa por un colador fino y se vierte a continuación encima de la carne. Servirlo bien caliente.

Google Google+

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones